Ensa toma medidas para prevenir los anidamientos incontrolados de aves en sus instalaciones y evitar posibles daños

Se está utilizando el método más natural y de menor impacto ambiental que existe

Maliaño, 6 de marzo de 2017.- Equipos Nucleares S.A., S.M.E, Ensa, ha contratado recientemente a una empresa especializada en el control de fauna y prevención de poblaciones incontroladas de aves para evitar posibles daños higiénico-sanitarios y económicos en sus instalaciones.

A la hora de seleccionar el método para prevenir tales efectos se ha elegido el más natural y que menos impacto ambiental tiene, ya que la empresa cántabra se encuentra situada al sur de la Bahía de Santander, una zona reconocida por su gran importancia para las aves, y se enmarca también en plena Ría del Carmen, frente a las Marismas Blancas de Astillero, otro espacio natural de especial protección declarado reserva ornitológica.

Ensa ha puesto  en marcha el Plan de actuación que, principalmente,  se basa en dos mecanismos de control; el primero, centrado en la instalación de jaulas trampa y el segundo, en el que se utilizan vuelos de halcones de marcaje cuya finalidad es conseguir que las aves, ahora residentes, identifiquen la zona como un espacio en el que es habitual la presencia de depredadores y la abandonen.

Según los expertos, “las palomas son un serio vector de zoonosis y no queda más remedio que actuar sobre ellas pero sin influir en este entorno, de modo que no se puede trabajar con materiales ni métodos que dejen marcas sonoras u otro impacto que afecte a otras especies como los somormujo, los  cormoranes o los cisnes que suelen habitar en las marismas”.